La nube es uno de los elementos más importantes para las empresas de hoy, desde pequeñas hasta empresas globales. Pero en la práctica, sigue siendo un concepto amplio que abarca muchas posibilidades. A medida que comienza a considerar trasladar su empresa a la nube, ya sea para la implementación de aplicaciones o infraestructura, es fundamental comprender las diferencias y ventajas de los diferentes servicios.

Aunque los tipos de servicios están creciendo día a día, generalmente existen tres modelos de nube que debes considerar como los más buscados:

  • Software como servicio (SaaS)
  • Plataforma como servicio (PaaS)
  • Infraestructura como servicio (IaaS)

Estas siglas están en todas partes y, a menudo, se utilizan de forma indiscriminada e incluso errónea. Nuestro objetivo aquí será aclarar un poco qué son y cómo se pueden utilizar para ayudarlo a trazar su estrategia de computación en la nube.

Para cada uno de ellos, examinaremos el concepto, los beneficios y sus aplicaciones. También lo ayudaremos a comprender las principales diferencias entre SaaS, PaaS e IaaS para que pueda elegir la opción adecuada para su organización.

Definiciones de IaaS, PaaS y SaaS

Ahora conoceremos la definición de una de estas soluciones: 

SaaS: Software como servicio

El software como servicio, también conocido como servicios de aplicaciones en la nube, representa la opción más común utilizada por las empresas en el mercado de la nube. SaaS usa Internet para entregar aplicaciones, que son administradas por un proveedor externo, a sus usuarios.

La mayoría de las aplicaciones SaaS se ejecutan directamente a través de su navegador web, lo que significa que no requieren ninguna descarga o instalación del lado del cliente.

SaaS ofrece numerosas ventajas para profesionales y empresas, reduciendo significativamente el tiempo y el dinero invertido en tareas de instalación, gestión y actualización de software. Esto libera mucho tiempo para que el equipo técnico lo dedique a asuntos más urgentes y asuntos dentro de la organización.

PaaS: Plataforma como servicio

Los servicios de plataforma en la nube, también conocidos como Plataforma como servicio (PaaS), proporcionan componentes en la nube para cierto software.

En la práctica, este servicio proporciona un marco para los desarrolladores que pueden crearlo y utilizarlo para crear aplicaciones personalizadas. Todos los servidores, el almacenamiento y la red pueden ser administrados por la empresa o por un proveedor externo, mientras que los desarrolladores pueden mantener una administración completa de las aplicaciones.

Independientemente del tamaño de su empresa, el uso de PaaS ofrece una serie de ventajas, que incluyen:

  • Desarrollo e implementación de aplicaciones sencillas y económicas;
  • Es altamente disponible y escalable;
  • Reducción significativa en la cantidad de codificación requerida.

IaaS: Infraestructura como servicio

Los servicios de infraestructura en la nube, conocidos como infraestructura como servicio (IaaS), son recursos informáticos automatizados y altamente escalables, como una máquina virtual. IaaS es completamente autoservicio para acceder y monitorear computadoras, redes, almacenamiento y otros servicios.

IaaS permite a las empresas comprar recursos a pedido según sea necesario, en lugar de tener que comprar hardware inmediatamente.

IaaS ofrece muchas ventajas, que incluyen:

  • El modelo de computación en la nube más flexible;
  • Fácil de automatizar la implementación de almacenamiento, red, servidores y capacidad de procesamiento;
  • Los clientes mantienen un control total de su infraestructura;
  • Altamente escalable. 

¿Cómo y cuándo utilizar las soluciones IaaS, PaaS y SaaS?

Entenderemos cuándo pueden y deben usarse las soluciones, dependiendo de los problemas que existan en las organizaciones.

Cómo utilizar IaaS

Si eres el responsable de un centro de datos empresarial, sabes que para activar y mantener cualquier aplicación es necesario considerar absolutamente todos los aspectos relacionados con el hardware y software del sistema.

El primer bloque de preocupaciones incluye cuestiones básicas como el espacio físico, la energía y la refrigeración, además del montaje de toda la infraestructura de acceso a internet, red de área local, balanceadores de carga y acceso remoto seguro. Completando este bloque debes pensar en tus servidores y dispositivos de almacenamiento que tu aplicación requiere.

Cuando pasamos al entorno de la nube, este primer bloque de elementos se ofrece como Infraestructura como Servicio (IaaS). En otras palabras, al contratar una instancia o máquina virtual como IaaS, toma un servidor con almacenamiento que está conectado a una red y no tiene que preocuparse por ningún aspecto físico de ese hardware.

Depende de usted acceder a estas máquinas e instalar todo el software necesario. Los principales proveedores de IaaS incluyen Amazon Web Service, Microsoft Azure y Google Cloud Platform.

Cómo utilizar PaaS

Sabemos que para que la aplicación funcione correctamente aún existe una preocupación por temas importantes como el Sistema Operativo, sus actualizaciones, ajustes y protecciones. También necesitamos algún tipo de interfaz como servidores HTTP o virtualizadores de sesiones. Finalmente, necesitamos instalar y mantener una base de datos en el dispositivo de almacenamiento disponible.

Cuando este segundo bloque de elementos forma parte de la oferta en la nube, estamos hablando de Plataforma como Servicio (PaaS). Las ofertas de PaaS a menudo están vinculadas a marcos de desarrollo específicos.

Esto es importante porque los problemas del sistema operativo, la base de datos y el front-end están ajustados para funcionar bien en un entorno determinado. De esa forma puedes contratar PaaS para ejecutar tu aplicación .NET, Java, PHP, Ruby on Rails o Django entre otras.

Por lo general, el proveedor de PaaS ofrece algunas opciones de entorno para cada tipo de marco y tendrá que adaptarse a estas restricciones. De esa manera, usted es responsable de desarrollar el código de la aplicación y solo tiene que seguir algunos procedimientos para exportar ese código a la infraestructura PaaS.

El mantenimiento del entorno de producción es responsabilidad del proveedor de PaaS que mantiene todo el sistema completamente automatizado. Además de Google y Microsoft, hay otros proveedores disponibles y escalar una aplicación es muy simple.

Cómo utilizar SaaS

Software as a Service (SaaS) es una propuesta completa donde solo se utiliza el software que ha desarrollado el proveedor. En este caso, su única preocupación es la personalización del software para garantizar su eficiencia y buen uso.

La gran mayoría de las ofertas de SaaS se basan en aplicaciones web a las que todos los usuarios acceden a través de un navegador. Los ejemplos más comunes incluyen Google Apps y Microsoft Office 365, donde puede comprar servicios de correo electrónico y aplicaciones de oficina en la nube, o SalesForce y Pipedrive que ofrecen sofisticadas soluciones CRM.

Soluciones a diferentes problemas

Como puede verse, IaaS, PaaS y SaaS tienen diferentes propósitos y, por tanto, son soluciones complementarias. Si tienes una aplicación específica con muchas peculiaridades, es probable que solo IaaS te pueda servir en la nube.

Si tienes una aplicación desarrollada en los frameworks más conocidos del mercado, es probable que PaaS sea la forma más rápida y sencilla de migrar a la nube, aprovechando toda la automatización que ofrece este modelo.

Finalmente, si sus necesidades encajan en soluciones listas para usar, SaaS ofrece la alternativa más rápida al uso de la nube.

Orquestación y automatización

Para los modelos IaaS y PaaS, es esencial analizar las herramientas de orquestación y automatización que están disponibles en el proveedor y cómo puede interactuar con ellas para garantizar que la escalabilidad de la solución sea lo más fluida y automática posible.

Además, esta herramienta facilita todas las tareas relacionadas con la alta disponibilidad de su sistema y el montaje de estrategias de recuperación ante desastres. Las ofertas varían entre diferentes proveedores y, en general, las soluciones más completas y flexibles permiten que su aplicación sea portada más fácilmente a la nube, disfrutando de los beneficios de este entorno de manera más eficiente.

Si desea dar este importante paso y confiar en las soluciones IaaS, PaaS y SaaS, comuníquese con nuestro equipo y consulte las opciones que Sky.One puede ofrecer y apoyar a su organización.